#TENDENCIA

UBER UN MODELO DE NEGOCIO QUE ESCUCHA A LA GENTE


Martes 10 de Septiembre de 2019 - Por REDACCIÓN CLAUDIO MALAGUEÑO

Compartir en Redes Sociales:


Con la noticia del desembarco de la empresa en Córdoba capital, taxistas y remises protestaron por la implementación de este servicio. No es el primer caso, en Buenos Aires y otras ciudades del mundo ya se han registrado estas movilizaciones de trabajadores que ven el peligro de perder sus puestos de trabajo.
Más allá de toda la polémica UBER hace replantear el valor que la gente le da a los servicios del transporte públicos y hasta privados. Ven en esta aplicación una forma de combatir al sistema, que desde hace mucho tiempo domina sus vidas con problemas de horarios, de comodidades y hasta paralización del servicio.
Qué es lo nuevo que trae esta aplicación, que no es tan nuevo, es la posibilidad de que los usuarios al probar el servicio puedan dejar su comentario que aumente la reputación del chofer, eso le va a permitir tener más pasajeros, por ende más viajes.
Esta modalidad no es nueva, Mercado Libre o Trivago por nombrar algunas que cuenta con esta forma de "proteger al comprador".
La reputación positiva o negativa pasa a ser importante, es un poder que tiene el cliente y que el vendedor lo sabe y es por eso que se esmera con su atención para conseguir sus “estrellas”.
El reclamo de los usuarios del transporte, en definitiva de servicios en general, ve en este tipo de aplicaciones una forma de ser escuchado y que su reclamo mejore lo que está mal, casi en el acto.
Esto nos enseña que debemos mejorar nuestras estructuras de ventas de productos y servicios, enfocados en mejorar la calidad de atención al cliente, que es lo que reclaman las personas, que le presten atención. Si así lo hacen les brindarán la reputación para seguir creciendo, casi sin dudarlo lo recomendaran.
Si bien para algunos estamos muy lejos de eso, por estar en el interior del interior, hay que comenzar a tenerlo en cuenta, porque el futuro de nuestros negocios o comercios deberán adaptarse a este cambio que se encuentra en la reputación que uno gane o en la recomendación que recibamos. Algo como un “de boca en boca” que con estas aplicaciones se magnifica.